Exposición Canteras de las Estrellas

publicado en: Exposiciones, Fotografía | 0

Con motivo de la celebración de las VII Jornadas de Astronomía de Almería, la empresa Cosentino ha patrocinado la Exposición Fotográfica Canteras de las Estrellas, con fotografías de Carlos de Paz y Francisco Villegas.

La inauguración será el próximo día 4 de Junio en la Escuela de Música y Artes de Almería con la presencia del Premio Nobel de Física Dr. Rainer Weis.

Las copias fotográficas –de gran tamaño– están realizadas en Duraprint, la más novedosa y avanzada técnica de ampliación fotográfica, de una calidad excepcionalmente espectacular, muy apropiada para el montaje de esta exposición.

Las fotografías fueron realizadas para la edición del Calendario Institucional de Cosentino del año 2018, en formato de sobremesa y pared.

Las antiguas civilizaciones encontraron un orden en los movimientos del Sol, la Luna y los planetas sobre el inmutable fondo estrellado; imaginaron siluetas entre las estrellas y utilizaron el tránsito de los astros sobre esas figuras para predecir los ciclos de las estaciones y facilitar su vida: las noches menguan cuando el Sol llega a Capricornio; su entrada en Aries anuncia la primavera; el paso por Virgo, los días de cosecha…

Son estas mismas leyes que rigen el Universo las que han creado el mármol a partir del mismo polvo que dio origen a las estrellas: altas presiones y temperaturas, combinadas con periodos de tiempo que solo la paciencia de los moradores del Olimpo puede abarcar, crean esta roca metamórfica de limpia belleza, elegida por los Maestros del arte y la arquitectura para dar forma a sus sueños y aspirar a la inmortalidad de su legado.

Fenicios, griegos, romanos, árabes y cristianos, escogieron el mármol de Macael para sus más hermosas creaciones: las ruinas de Rosas, el Teatro Romano de Mérida o los mosaicos de Itálica; la Mezquita de Córdoba, la Alcazaba de Almería o la Alhambra de Granada con el Patio de los Leones; la Capilla Real de los Reyes Católicos, el Monasterio del Escorial o el Palacio Real.

Igual que la abrumadora visión del firmamento en la oscuridad de la noche, la majestuosa elegancia de estas obras evoca en nosotros ese primitivo y humano anhelo de eternidad.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmailFacebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Dejar una opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.