Fotografiar es como mirar por una ventana abierta a la vida, atento a esa brevísima e irrepetible fracción de tiempo en la que se suceden esos encuentros mágicos, extraños o insólitos, mientras las luces y las sombras tienen voz propia y conversan entre susurros.